miércoles, 24 de junio de 2009

Desafío de frases

Como he decidido que hoy será un buen día, y como además hoy he decidido volver a leer luego de muchos años de no hacerlo por gusto, sino por obligación; también he decidido aceptar el desafío de Ángela -así es, me gustan los desafíos y ud lo sabe ;) - y G.R.A., que consiste en lo siguiente.

1) Coge el libro que tengas más cerca.
2)Ábrelo en la página 161.
3)Busca la 5º frase (completa).
4) Cita la frase en el blog.
5)Pásalo a otros cinco blogs.

Y la frase es... (redoble de tambores):

"...y sacando de una rebosante cratera vino dulce como la miel, en honor de Atenea lo libaron" (La Ilíada).

Así es, decidí volver a leer para disfrutar de la Ilíada, una de las historias que han hecho inmortales los nombres de quienes lucharon por la inmortalidad.

Y bueno, siento que hay escasez de blogs a los cuales retar, pero sí conozco dos bloggers que muy probablemente tengan un libro a mano:

David Ching, de Una esquina cualquiera
Y Brenda Alfaro, de Libertad de aprender a vivir (a ver si vuelve a escribir, que talento le sobra)

Esos días/ Those days

A veces hay días en que más valdría quedarse en la cama. Allí, donde nada nos hará daño y donde podemos soñar y ser felices por instantes. A veces hay días en que poner los pies en el suelo es la primera de una serie de malas decisiones.
A veces hay días en que todo lo que querías se va al diablo, ves irse una a una tus esperanzas, y es desesperante pensar que quizás fue el último chance.
Esos son los días que hay que borrar del calendario. Esos son los días en que hay que tomar una buena decisión entre tantas malas: seguir viviendo, seguir por la vida con la frente en alto y nuevas ilusiones. Porque por cada puerta que se cierra una se abre. Porque no hay mal que por bien no venga.
He borrado de mi calendario el 23 de junio de 2009. Y hoy, amigos, seguiré viviendo con la sonrisa que me conocen.

There are some days in which it would be better to stay in bed. There, where nothing's going to hurt us and where we can dream and be happy for a while. There are some days in which to put feet on floor is just the first of a series of bad decisions.
There are some days in which everything you wanted goes to hell, you see your hopes going away, and it is distressing to think that was the last chance.
Those are the days we must make disappear from our calendar. Those are the days we have got to make a good decision among so much bad ones: to keep on living, to continue through life walking tall and with new hopes. Because when one door closes, another opens. Because there is always a light at the end of the tunnel.
I've erased June 23th, 2009 from my calendar. And today, my friends, I shall keep on living with the smile you know me.

domingo, 21 de junio de 2009

El Capitán/ The Captain

Cuando me subí al barco, no tenía idea del viaje que iba a emprender. Pero había alguien que sí: el Capitán. Él había abordado un barco sin capitán hace mucho tiempo. Le tocó conducirlo en tormentas y aguas tranquilas.
Al barco han subido muchas personas desde que él lleva el timón. Y a todos nos ha recibido con su amor característico. Un amor que no se ve en una sonrisa o en un abrazo. Sólo nos ama.
Ahora yo voy junto al timón. Todavía no lo llevo yo, pero sé que lo haré más adelante, cuando tenga mi barco. Y quiero aprenderlo todo de mi Capitán.
Quiero sortear los icebergs como él lo ha hecho. Quiero un barco entero aunque con rasguños, como el suyo, al final de mi vida.
Me subí al barco indicado. ¡Gracias por todo, Capitán!

When I boarded the ship, I didn't know the voyage I was to undertake. But somebody did: the Captain. He boarded a ship without captain long time ago. He had got to drive it through storms and calm waters.
There were many people boarding the ship since he took the helm. And all of us were received with his singular love. A love that is not found in a smile nor a hug. He just loves us.
Now I am beside the helm. I don't take it yet, but I know I shall in the future, when I have got my own ship. And I want to learn it all from my Captain.
I want to avoid the icebergs like he did. I want a whole though scratched ship, like his one, at the end of my life.
I boarded the right ship. Thanks for all, Captain!

domingo, 14 de junio de 2009

Quiero ser una hormiga/ I want to be an ant

Leía por ahí que las hormigas pueden cargar hasta cincuenta veces su propio peso. Por eso quisiera ser una hormiga, para llevar todo este peso que tengo a cuestas sin preocuparme mucho más, e incluso, cargar el de los demás.
Quisiera que acaben los días en que termino doblegado por un enorme problema. Quisiera que terminen las noches en que mi conciencia me aplasta y me impide estar tranquilo.
Quisiera tener tanta fuerza, pero no quiero cargar más todo eso, aunque pueda. Quiero la fuerza para arrojar los problemas lejos de mí y la sabiduría para no volver por ese camino, sino seguir el que me lleve a mi bien, y al de todos.
Pero aún no he caído y no caeré, y sé que si lo hago, habrá una hormiga cerca que tome eso que tengo encima y lo tire muy lejos de mí.

I read somewhere that the ants may carry even fifty times their weight. That's why I'd like to be an ant, to carry all this weight I've got on my shoulders without worrying so much, and even, to carry the weights of others.
I'd like those days I get bended by a big problem, to finish. I'd like those nights my conscience overwhelms me and don't let me be calm, to finish.
I'd like to have so much strenght, but I don't want to carry all this anymore, though I could. I want the strenght to throw my problems away from me, and wisdom to not to get back that way, but follow the one that would take me to my good and the others'.
But I haven't fall down and I shan't, and I know if I did, there will be an ant near to take what I've got over me and to throw it away from me.

martes, 9 de junio de 2009

Premio sin nombre...


-->
Este es otro premio que me llega de G.R.A. Por cierto, perdón por responder hasta ahora, es que hace rato no me daba una vuelta por la blogosfera... De todas maneras empiezo a creer que usted es la única que me lee, así que gracias...
Ah, y otra cosa que pareciera sin importancia, pero en realidad la tiene: Mi nickname es xtilla, porque lo primero no es una "x", sino la representación del signo "por"... ;)
Comenzamos.

1. ¿Cuál es tu primer recuerdo?
¿Recuerdan que hablé de mi increíble memoria a largo plazo?
Tenía año y medio, el día que nació mi hermano (24 de diciembre de 1991), mi tata nos estaba cuidando y fue una desgracia, jajaja… Recuerdo ese día y recuerdo que mi tata tuvo que pedir ayuda a una señora muy mayor que ya falleció, porque él no podía hacerse cargo solo de mi hermana y yo…


2. Nombra algunos de tus juguetes preferidos:
Ah, bueno… también los legos y los muñecos de todo tipo, con los que inventaba historias (más tarde evolucioné y las empecé a dibujar y de ahí nació mi pasión por las caricaturas).


3. Alguna travesura de cuando eras niñ@:
Yo era bastante calmado, la travesura más inolvidable fue un arbolicidio colectivo en cuarto de la escuela… Por jugar bola asesinamos dos árboles y nos mandaron a sembrar un montón, y un compañero asesinó un eucalipto para transplantarlo… sin raíz…


4. Tu comida preferida de aquellos años:
Pues, de eso sí no me acuerdo bien… El pollo siempre me ha gustado, y probablemente en mi infancia fue mi comida favorita.


5. Tus dibujos preferidos de la TV:
No sé, como pasaba viendo fábulas todo el día, no tenía una en especial que prefiriera. Más adelante no me perdía Dragon Ball Z.


6. Tu primera colección de figuritas:
Yo tenía de todo tipo, no eran colecciones… Bueno, en realidad era una sola colección de todas las que tenía…


7. Tu mejor amiga(o) y ¿por qué?
Amiga: Se llama Jeimy Serrano, de hecho fue la única amiga que tuve en la infancia (sí, yo sé… es sorprendente, ahora que me llevo mejor con las mujeres que con los hombres). Era muy buena nota, de hecho, pasaba en mi casa y hasta jugaba bola conmigo, jajaja… Tiempos aquellos…
Amigo: Varios, pero hay dos que de hecho son todavía mis mejores amigos: Jonathan y Jeremy, siempre han sabido todos mis secretos... También un mae que se llama Michael, alguna vez fue mi mejor amigo cuando no había conocido a esos dos…


8. El primer libro que leíste:
Completito, fue un libro de ciencia (por eso quiero ser periodista científico, quizás). Era de hecho de geología y todavía recuerdo todo lo que aprendí con él… Lástima que no recuerdo el nombre, pero por ahí deben andar sus restos…


9. Aquella canción que siempre que escuchas viajas al pasado:
Uuuff! Un montón, pero voy a ensayar una respuesta: La Copa de la Vida de Ricky Martin me devuelve al 98, era mi canción preferida y la primera que memoricé. Otras: Dieciséis toneladas de Los Flamers, La Canoa Ranchá de Niche, Como una novela de Los Acosta… Y me quedan muchísimas por fuera. Les recomiendo buscarlas a ver si alguno las oyó también… Qué nostalgia!


10. Aquella maestra que todavía hoy recuerdas con cariño y ¿por qué?
Teacher Mónica Coto, de Inglés en primero de la escuela. Yo me atrevería a decir que gracias a ella hoy soy bilingüe.
Marta Gómez Redondo, de Español y Ciencias en quinto de la escuela. Todo lo que sé de redacción y mi pasión por el periodismo nació en sus clases de Español.


11. Una película que jamás olvidarás porque te recuerda a tu infancia o juventud:
Adivinen. Titanic es imposible de olvidar: 1997 y todavía se ve con la emoción del primer día. Y la primera película que recuerdo haber visto fue Un puerquito valiente (Babe), en primer grado de la escuela (en 1997, Titanic la vi después).


12. Aquellos comics que leías con avidez cuando eras pequeño:
A ver, tal vez las de los periódicos. Luego empecé a hacer las mías en 2000 (La primera se llamó Bilingual School).


13. Una mascota que tuviste de pequeño:
Tuve dos conejos. El primero fue asesinado por una rata. Superé su muerte y conseguí otro. Era enano y negro con blanco, me acompañó a ver las noticias el 11 de setiembre de 2001 y me encariñé demasiado con él. Murió de causas naturales el 2 de enero de 2002 y todavía no lo supero.


14. El primer coche que tuviste cuando te sacaste el carnet de conducir:
Bueno, aquí el problema es que no tengo licencia. Luego les cuento.


15. Un viaje o excursión que hiciste con los compañeros de clase:
Del primero que me acuerdo con los compañeros de clase es uno al Museo La Salle, en primero de la escuela. También en primero fui a conocer a Franklin Chang al Teatro Nacional con la Teacher Mónica antes mencionada, y luego fuimos al Zoológico Simón Bolívar. (Todo eso fue en 1997).


16. Aquel juego que tanto te gustaba jugar de pequeño:
Fútbol… Y me gustaba jugar de periodista y si no me creen pregunten…


17. ¿Qué programa de televisión de aquellos años era el que más te gustaba?
No sea tonto, eso sí que es difícil de averiguar. En cuanto a tele casi nunca he tenido algún programa preferido, pero peleaba el único tele de la casa para ver El taller de Fernando en canal 13 (todavía lo dan) y uno de Discovery Kids que era de ciencia (¿cuándo xtilla?)


18. Un regalo que te hicieron tus padres que jamás olvidarás:
Ay…Los de Navidad, todavía tengo algunos…


19. ¿Hay algún olor que te transporta a tu infancia?
Pues sí, pero describir un olor es imposible… Y además nunca recuerdo de qué eran, la vara es que uno sí vuelve a la infancia devezencua…


20. Un día o un momento de tu infancia que no olvidarás nunca porque fuiste inmensamente feliz:
No podía creer cuando gané un concurso de dibujo en TV Mejenga (sí, bueno… era un PlayStation One, en 2001).


Y el premio se lo otorgo a:
Creo que sólo a Libertad de aprender a vivir de Brenda Alfaro, que empecé a leer hace poco... Las respuestas de G.R.A y de Ángela Arias ya las leí, así que... c'est fini...

¿Loco? Pues, sí/ Mad? Well, yes

¿Qué pasa si alguien te dice que estás loco?
Como nadie es cien por ciento cuerdo, ese es el momento en el que se nos vienen a la mente los millones de locuras que hemos hecho últimamente. Generalmente la respuesta es una maliciosa sonrisa y decimos "No, no estoy loco".
Pero luego viene la duda existencial: "¿De verdad estoy loco?". En estos casos lo único que puedo decir es que no neguemos nuestra locura. Casi siempre se justifica, y cuando no se justifica, al menos es divertido.
La próxima vez que alguien me diga que estoy loco, responderé con la misma sonrisa "Pues, sí... Igual que vos".

What happens when somebody says that you are mad?
As nobody is hundred percent sane, that's the moment when we remind the million madnesses we've done lastly. Almost always the answer is a malicious smile and we say
"No, I am not mad".
But so it comes the existential doubt:
"Am I really mad?". In these cases, my only recommendation is not to negate our madness. Almost always it is justified, and when it is not justified, it is funny at least.
The next time somebody say I am mad, I shall answer with the same smile
"Well, yes... Just like you".