martes, 25 de octubre de 2011

Somos nada

Sí es cierto. Nuestras listas de reproducción de música nos traen siempre la canción adecuada para el momento adecuado. Eso no es nada raro, porque al fin y al cabo son las canciones que mejor nos transmiten emociones las que están ahí.
Hace un tiempo agregué a mi lista a un cantautor andaluz que por acá es un poco subestimado. Pero para mí, las letras de Fran Perea caen justas en el momento justo.
Y hoy, si no fuera por el frío y porque todavía tengo alguna reputación, por poco y vengo coreando en el bus:
"Somos nada. Conscientes, nada. Inconscientemente, nada. Concretamente nada".
Y es que no hay nada como ser nada. Ser algo ya es demasiada complicación, al menos para mí.

 

Sim, é certo. As nossas filas de reprodução de músicas têm sempre a canção adequada para o momento adequado. Isso não é raro, porque finalmente são as canções que melhor nos transmitem emoções as que estão aí.
Faz um tempo agreguei à minha fila a um cantautor andaluz que por aqui é um pouco subestimado. Mas para mim, as letras de Fran Perea caem justas no momento justo.
E hoje, se não fora por o frio e porque ainda tenho alguma reputação, por pouco  venho a corear no bus:
"Somos nada. Conscientes, nada. Inconscientemente, nada. Concretamente nada".
E é que não tem nada como ser nada. Ser algo já é demasiada complicação, ao menos para mim.



miércoles, 19 de octubre de 2011

Alto en el camino


Tan común en la vida. Sucede a veces que no te das cuenta de cómo llegaste a este punto. Y a veces no podés ni ponerte a pensar por qué.
Pero llega un momento en que decidís que ya no tiene importancia. El único camino que se puede recorrer es el que está delante de tus pies, aunque sea solo la continuación de aquel que está a tus espaldas.
Aprovechá la ocasión. Dale la espalda. Y no te quedés viendo hacia arriba esperando una respuesta. Tu respuesta está adelante, ahí, donde quizás no se te espera, pero vas a ser el primero en llegar.

sábado, 15 de octubre de 2011

Perfección/ Perfeição

Aquel año 2008 yo no tenía ni idea de lo que iba a pasar. Solo llegué, vi y me atreví. Y desde entonces, y como siempre, he tratado de buscar la perfección (esa es una manía que no se irá mientras viva).
Por eso cambié varias veces de rumbo, por eso dudé y me atreví a muchas cosas nuevas.
Y lo de las últimas semanas fue solo una muestra más. Yo quiero que sea perfecto.
Mañana veremos qué tan perfecto puede ser, aunque no sea la última prueba. Pero de oportunidades como esta saldrá mi última decisión, la que se acerque más a la perfección.

Aquele ano 2008 eu não tinha ideia do que ia passar. Somente cheguei, vi e me atrevi. E desde então, e como sempre, tenho tentado de buscar pela perfeição (essa é uma mania que não se irá enquanto eu viva).
Por isso mudei muitas vezes de rumo, por isso duvidei e me atrevi a muitas coisas novas.
E o das últimas semanas foi somente uma mostra mais. Eu quero que seja perfeito.
Amanhã iremos ver quê tão perfeito pode ser, ainda que não seja a última prova.
Mas de oportunidades como esta sairá a minha última decisão, a que se acerque mais à perfeição.

lunes, 10 de octubre de 2011

La canción más rara de Dios

Esta semana que pasó, como que Dios hizo igual que yo cuando agarro la guitarra. Se puso ahí a tocar notas a lo salvaje y yo, que estaba escuchando, no le hallaba el sentido a nada.
De pronto le salió un arpeggio muy bonito al principio, luego se rajó con un solo de esos que ni el mentao Slash y más tarde empezó a rasgar sin fundamento hasta que rompió una cuerda. Tratando de arreglar la torta quiso ir despacio y ensayar algunas notas, pero todas desentonaban con aquella melodía.
Ahora está ahí, dándole y dándole a ver cómo resuelve esta canción tan rara. Yo sigo aquí escuchando, y recordándole que aquel solo magistral podría retomarse al final.

lunes, 3 de octubre de 2011

Los cielos rosa/ Os céus rosados

Tengo un tiempo viendo el cielo totalmente oscuro, de ese azul profundo y tenebroso que se torna cuando se pueden ver las constelaciones a la perfección.
Pero hoy, que de casualidad me asomé por una ventana, estaba rosa. Rosa como se pone cuando se encienden las luces del estadio. Rosa como se pone en esos atardeceres tibios.
El rosa tan armonioso, el que está en medio del frío y el calor. El que está en medio de usted y yo, aunque no sé si desde su ventana se vea del mismo color.

Tenho um tempo a ver o céu totalmente escuro, de esse azul profundo e sombrio que se torna quando se podem ver as constelações à perfeição.
Mas hoje, que por acaso me assomei por uma janela, estava rosado. Rosado como se torna quando se acendem as luzes do estádio. Rosado como se torna nesses entardeceres mornos.
O rosado tão harmonioso, o que está entre o frio e o calor. O que está entre você e eu, ainda que não sei se desde a sua janela se vê da mesma cor.

sábado, 1 de octubre de 2011

Cabeza caliente

Las malas decisiones acechan, ahí, ocultas detrás de cualquier situación inesperada. Y son buenas para hacerse sentir, nunca fallan.
Al menos hasta que uno logra enfriar la cabeza antes de actuar. Nuestra inteligencia es más poderosa, y puede encontrar la salida donde solo se ven pasadizos laberínticos.
No funciona cuando la cabeza está caliente, por eso, siempre es mejor dejarla enfriar un ratito, como un queque, que si te lo comés recién hecho te cae mal, pero si lo dejás enfriar el resultado es de lo mejor.