martes, 27 de diciembre de 2011

Voy a ser arquitecto

Hoy quiero hablar de una de las profesiones que estudiaré (cuando tenga mucho tiempo y dinero) por puro gusto. Se trata de la arquitectura. De hecho, todavía me pregunto por qué si estaba totalmente convencido de que iba a ser arquitecto, terminé estudiando periodismo...
Bueno, el asunto es que me encanta ver cómo todo comienza. Eso incluye un interés (casi obsesivo) por conocer los planos de cada cosa, desde la tarjeta madre de este pedazo de computadora hasta la Sagrada Familia de Gaudí. De hecho, vendería mi alma por que alguien venga y me ponga en frente los planos del Universo. Y no es que me vaya a poner a construir por mi cuenta todas esas cosas. Es solo que me fascina ver cómo se pensó cada pequeño detalle.
Me encanta pasar horas (y muchas más de las que imaginan) de mi vida viendo fotos desde distintos ángulos de edificios emblemáticos, modernos, vanguardistas, históricos. Debo confesar que yo no pierdo tiempo viendo memes y esas cosas, sino que uno de los sitios web que más disfruto es Skyscraper City.
Si usted me ha acompañado en algún viaje fuera de Cartago quizás haya notado mi obsesión por tomarles fotos a las iglesias. Dicen que la iglesia es la mayor representante de la arquitectura de cualquier lugar, así que yo me aseguro de tener un registro de ello.
Finalmente, la arquitectura es ciencia. No es solo hacerlo así porque se ve genial. Es física: se tiene que sostener. Es química: tiene que tener materiales que respondan adecuadamente a lo que queremos (y se sostengan).
Y, por si fuera poco, es arte.
La arquitectura es, junto al periodismo, la única cosa que reúne todo lo que me gusta. Y donde cada día se puede hacer algo nuevo y totalmente diferente.

Para terminar, les dejo imágenes de dos edificios que me encantan (quería poner mis edificios favoritos, pero luego me di cuenta de que uno no puede tener un edificio favorito)

Estadio Sapporo Dome, Japón:
(Fotos de WorldStadiums.com)
 
 
Y la razón por la que me encanta:

Iglesia (inconclusa) de Santiago Apóstol, en Cartago:
La que sería la iglesia más grande de Centroamérica, tiene una belleza excepcional en el diseño. Yo apoyo la idea de que la Iglesia rescate los planos y la construya en otro lado, solo para verla terminada.
Supuestamente, con el techo la iglesia tendría tres veces la altura que tiene ahora. Súmele a eso las dos torres de atrás y los detalles que aún se pueden ver en las ruinas (que por cierto, las están restaurando. Esperemos que no hagan una desgracia con ellas).

Foto: Google Maps.
 
Foto: Al Día.
Foto: La Nación.

0 comentários: