domingo, 17 de junio de 2012

Soy tu sangre

Hay una razón en especial por la que me gusta Limón. Ahí, viendo al océano que de noche parece no tener fin, entendí muchas cosas de mi vida, y de lo que hubo antes de mi vida.
Ya no recuerdo si fue una o dos horas. Lo que sé es que ese momento lo recordaré por siempre.
A uno le hubiera gustado vivir en esas épocas, sentir, sufrir y disfrutar todos esos momentos. Pero ahora lo que toca es tomar el relevo, y vivir.
Así como se veía inmenso el océano ese día, así de inmensa se ve la vida que nos heredan. Y a lo lejos brillan algunos faros, que nos ayudarán a seguir el camino.

"Yo lo miro desde lejos
pero somos tan distintos.
Es que creció con el siglo..."

viernes, 15 de junio de 2012

Existe, la conozco

Juro que a veces me canso de buscar la perfección. Que existe, yo la conozco y doy fe. Pero no he podido encontrarla de nuevo.
Y entre más me acerco, más me doy cuenta de que todo resulta asintótico.
Quizás es mi culpa por pedirle tanto a la vida. O quizás es culpa de la vida por darme tan poco.
La vida cree saber lo que busco, y cada vez se equivoca más. Yo, por otra parte, puedo dar fe de que conozco algo más perfecto que la vida.

lunes, 11 de junio de 2012

Tinta por voz

Ahora es que hablo mucho, pero hubo un tiempo en que se me hacía más fácil escribir. A uno le parece que fue hace mucho, pero qué va. Tal vez alguien se acuerde todavía de cuando costaba sacarme las palabras.
Por eso tengo cerros de papel, con dibujos o con cosas escritas, que andan por ahí dando vueltas. En ese entonces, mi voz la cambiaba por la tinta y un rato a solas.
No sé si extraño aquellos tiempos. Ahora me gusta hablar, pero sí que me gustaba escribir tonteras de vez en cuando...

sábado, 9 de junio de 2012

Me equivoco/ Equivoco-me

Pero me cuesta aceptarlo. Sí, me equivoqué.
Lo bueno es que siempre hay chance de recuperar. Las oportunidades van y vienen, la vida nos deja seguir.
Espero que también se pueda olvidar. A mí me cuesta olvidar mis errores. Es que a veces puedo ser muy torpe, y lo sé, y me doy cuenta. Pero mi apellido me convence de no aceptarlo.
No quiero ser torpe también para aceptar la comprensión.

Equivoco-me. Mas é difícil para mim aceitá-lo. Sim, eu me equivoquei.
O bom é que sempre tem chance de recuperar. As oportunidades vão e vêm, a vida nos deixa seguer.
Espero que também se poda esquecer. A mim me custa esquecer os meus erros. É que às vezes posso ser muito torpe, e eu o sei, e eu me dou conta. Mas o meu sobrenome convence-me de não aceitá-lo.
Não quero ser torpe também para aceitar a compreensão.

viernes, 1 de junio de 2012

Un mensaje a la conciencia/ Uma mensagem à consciência

Hace poco falleció el Hermano Pablo. Y debo confesarlo, solo lo conocí en tele, pero me dolió su muerte.
Es que me vienen a la mente los recuerdos de aquellos "Mensajes a la conciencia" en la voz del Hermano Pablo, unas cápsulas televisivas donde el señor este se echaba un cuento increíble, cortito, pero contundente, para terminar con una moraleja. Una de esas que de verdad llegan a la conciencia.
Hoy tuve un mensaje a la conciencia. Hoy, desde donde quiera que esté, el Hermano Pablo parece que me habló y me hizo despertar de un sueño extraño, en el que nada tenía sentido. Y ahora me siento una mejor persona.

Faz um tempo morreu o Irmão Pablo. E devo confessá-lo, só lhe conheci por TV, mas doeu-me muito a sua morte.
É que eu lembro aquelas "Mensagens à consciência" na voz do Irmão Pablo, umas cápsulas televisivas onde este senhor contava uma história incrível, curtinha, mas contundente, para terminar com uma moral. Uma dessas que verdadeiramente chegam à consciência.
Hoje eu tive uma mensagem à consciência. Hoje, desde onde esteja, o Irmão Pablo parece que me falou e me fez despertar de um sonho estranho, no que nada tinha sentido. E agora, sinto-me uma melhor pessoa.