lunes, 20 de junio de 2016

(Sin título)

Dicen que llovía cuando nací. Yo es que no me acuerdo. Pero igual, la lluvia me encanta.
Me encanta también cuando llueve desde temprano, como hoy. Como esta semana que comienza lloviendo.
Esta no es una semana cualquiera. A veces hay veranillo, pero la lluvia llega cuando se necesita, para dar nueva vida, para que el verde se haga más verde.
Para que apreciemos más el calor y lo genial de sentirnos en casa.

sábado, 4 de junio de 2016

(Sin título)

La gran enseñanza del día de hoy vino, de nuevo, en un bus.
Todo mundo puede ser feliz.
Hay una persona a la que veía seguido en el bus, y me intrigaba porque siempre andaba estresada, amargada, incómoda. Y hoy la vi sonreír, la escuché cantar y hasta hablar sola. La vi feliz...
Recordé entonces que yo he pasado momentos de aquellos, en que hasta salir me molesta y lo único que quiero es llegar a la casa y estar solo. Pero entonces me doy cuenta de que podría sonreír, cantar, hablar solo. O bueno, hacer todo eso, pero no solo...
El asunto es que la felicidad siempre está ahí, esperando que la asumamos y nos dejemos llevar por ella. Tarde o temprano, todo mundo puede ser feliz.