viernes, 22 de julio de 2016

La realidad

No es nada nuevo que me guste soñar. Dormido, despierto, quizás da igual.
Lo que es nuevo, para lo que la vida no te prepara lo suficiente, es para cuando los sueños se comienzan a sentir reales. Cuando dejan de estar ahí en la imaginación y se comienzan a percibir con los sentidos. Con todos los sentidos.
Te das cuenta entonces de que la imaginación y la realidad no se cruzan, aunque alguna vez pensaras que sí. Que la realidad excede por muchísimo al sueño más "real". Que la realidad excede por mucho a la mente, a todo entendimiento.
Que puede haber cosas así de inexplicables. Así de inesperadas. Y así de inolvidables.
Que esto es la realidad.