martes, 24 de enero de 2017

Volver a sentir

Más o menos como cuando estás cayendo al vacío en un sueño y sentís que no podés detenerte.
O algo así como cuando entregás ese examen que te puede cambiar la vida y no sabés qué tan bien o mal está.
Como cuando la montaña rusa ya está subiendo y te acordás que nunca te habías montado en una.
O como cuando la arena, el sonido del mar y el cielo totalmente negro no son lo único que te abraza.

La verdad es que cuesta bastante describirlo. Ha de ser por eso que la gente le llama simplemente "mariposas". Sea lo que sea... siempre es bueno, aunque curioso, volver a sentirlo.

jueves, 12 de enero de 2017

(Sin título)

- En poco tiempo vas a cumplir 10 años, ¿sabías?
- Y cumpliré otros 10 de ser necesario. Voy a seguir aquí, insistiendo en que ya no podés hacer nada por mí, pero todavía te queda mucho qué hacer por vos. No sé qué estás haciendo, no te entiendo, pero sos más viejo que yo, espero que más sabio también.
- Yo tampoco sé qué estoy haciendo. Ojalá lo supiera. Solo quiero que ya podamos despedirnos con una sonrisa de paz, de perdón, de satisfacción. Pero me da miedo que pasen 10 años más...

martes, 10 de enero de 2017

Una cosa lleva a la otra

Casualidad, destino... No: sucesión de acontecimientos. Una cosa lleva a la otra, invariablemente, y nada pasa sin que haya pasado lo que pasó antes.
Hace dos años me sentía desorientado, sin rumbo. Renuncié al poco tiempo de mi primer trabajo formal porque me di cuenta de que no era por ese camino por donde quería ir. Pero no sabía por cuál...
Decidí darme un "retiro espiritual" en Jalisco, un lugar que amo profundamente como si fuera mi propio Cartago, y el solo tomar esa decisión me abrió las puertas de los mejores momentos que he tenido en la vida.
No puedo decir ahora que sepa del todo cuál es mi camino, pero siento que se ve un poco más claro. Venga lo que venga, nada habrá pasado de no haber vivido las grandes experiencias que me tocaron en estos últimos dos años.
Y nada fue casualidad: una cosa llevó a la otra.