sábado, 27 de mayo de 2017

Contigo (Canción de la semana)


No quiero una cuenta regresiva
ni hacer lo mismo distinto,
no quiero la misma vida
pero quiero el mismo instinto.
Yo quiero empezar de cero
y obedecer al destino,
volar aunque no haya cielo
y reencontrarme contigo.

Y quiero esta misma alma
para no olvidar lo aprendido.
Yo quiero vivir mil veces
y las mil veces contigo,
yo quiero vivir mil veces...

Y cuando nos despidamos
prometo no lloraré,
no es "adiós" ni "muchas gracias",
es un "te encontraré".
Y sé bien que algunas vidas
serán más duras que otras,
quizás nos tome más tiempo
pero eso al final no importa.

 Porque me llevo mi alma
para no olvidar lo aprendido.
Yo quiero vivir mil veces
y las mil veces contigo,
yo quiero vivir mil veces...

Y tendremos otros cuerpos,
pero con las mismas alas.
Y tendremos otros ojos,
pero las mismas miradas.
Si vuelvo a vivir la vida,
la volvería a empezar
con la meta en llegar

juntos con las mismas almas
para no olvidar lo aprendido.
Yo quiero vivir mil veces
y las mil veces contigo,
yo quiero vivir mil veces...
 y las mil veces contigo.


viernes, 5 de mayo de 2017

Diálogo (III)

¿Por qué cuesta tanto?

Cuando pasa un año (o más) y uno sigue sin tener respuestas, se tienta a pensar que sencillamente no hay respuesta.
Cuando la pregunta es retórica, usualmente no se esperaría que tenga respuesta. Pero a veces uno quiere ir más allá de lo retórico y encontrar respuestas.

Quiero entender, pero no puedo.

Querer no implicar poder, aún cuando se quiera demasiado. Aun cuando se piense que no hay forma de querer más.

...

Eso sí, creo haberme dado cuenta de que existen pequeños lugares cargados de magia o qué sé yo, en los que uno es capaz de querer como nunca, entender como nunca, y sí, poder como nunca.  Y uno se da cuenta de que no es mucho lo que hay que hacer: solo colocarse boca arriba y mirar las ramas y las hojas de un árbol. De aquel árbol.